Análisis – Final Fantasy VII REMAKE (1ª Reseña) – La opinión de Ryo Dragoon

En Randomgamer creemos que un título como Final Fantasy VII, por todo lo que implica y todo lo que fue el original, realizaremos una segunda reseña en las próximas semanas, además en los próximos días comenzaremos a hacer streaming del mimso desde cero y podreis disfrutar de este proceso en Twitch.tv/zetaochenta

Hace 23 años, Final Fantasy VII marcó un hito a muchos niveles. Todos conocemos la historia, los motivos, y sobretodo el desenlace de aquel juego que tuvo que cambiar la plataforma de lanzamiento porque el cartucho se le quedaba corto. Pero el hito al que me refiero, es al del público que hizo incrementar, y es que mucha gente se inició en los j-rpg por ese juego, a tal nivel que supuso un pistoletazo de salida para lo que es considerado el auge del género y su posterior ocaso en la generación posterior. No faltará el que diga que ya jugaba este tipo de juegos durante los 16 bits, pero vamos a decirlo francamente: a nivel de público general, Final Fantasy VII fue el juego que abrió las puertas de occidente a los j-rpg, y la cantidad de juegos del mismo género que llegaron a consecuencia de ello lo avalan.

Ahora nos encontramos en el (primer) lanzamiento de su remake, después de tanto tiempo y tantos productos relacionados con su trama que han contribuido tanto en enriquecerla (Crisis Core) como en desvirtuarla a tal grado que es mejor hacer como si nunca hubiese existido (Advent Children). Y por eso era necesario traer el juego original de vuelta y adaptarlo a las posibilidades actuales, para que dejara de parecer un prototipo en comparación a sus sucesores. Pero dicho lanzamiento se ha visto condicionado por una serie de factores cuya exposición y análisis requerirían de un artículo dedicado, y que en este análisis del juego se han traducido en consecuencias negativas para la que espero sea una valoración justa la que estáis leyendo ahora.

Final Fantasy VII REMAKE es el juego original tal y como sería de haberse creado a día de hoy… tanto para bien como para mal. Lo positivo de esto, es que los consumidores menos familiarizados tienen una puerta de entrada a la tama, mas acorde a los formatos mas cercanos a sus hábitos de consumo. Pero al reverso de esto nos situamos los veteranos que jugamos al original, que después de tanto tiempo esperando una adaptación que aprovechara las capacidades técnicas actuales, nos hemos encontrado con cambios en factores clave que no convencen, empezando por el sistema de batalla.

Es un machacabotones. Por mucho que haya ocasiones donde nos obliguen a movernos estratégicamente y que haya un menú para realizar las acciones especiales con las que haremos las cosas mas importantes, lo cierto es que la mayor parte del tiempo nos dedicaremos a aporrear el mismo botón para llenar antes la barra del menú de acciones, y el modo de dificultad clásico es una broma de mal gusto que solo sirve para exponer las carencias de este intento híbrido. Y es que en su empeño por no querer hacer un sistema de turnos (que era lo que la mayoría estaba pidiendo), han intentado copiar la fórmula de un hack’n slash, pero sin ninguna capacidad de reflejar la jugabilidad del jugador, cosa que se puede comprobar viendo que el alcance de los ataques de los enemigos es mucho mayor que la distancia a la que están separados de los personajes, por lo que veremos como en innumerables ocasiones recibiremos daño a pesar de que estemos seguros de haber esquivado correctamente como en cualquier otro juego de acción real donde las hitboxes estén bien diseñadas.

Es una pena que los combates estén así de mal implementados, porque en cambio el sistema de materias si que ha recibido una puesta a punto mas que digna, permitiendo que los jugadores perspicaces sean capaces de hacer combinaciones de personajes con magias y habilidades que destrozan a cualquier enemigo, y además se ha añadido un sistema de mejora de armas muy ingenioso, el cuál no solo permite adaptarlas al rol del personaje que hayas diseñado, sino que además consigue equilibrar todo el arsenal para que ningún arma se quede obsoleta. Y eso, en un juego donde estas se ven durante las escenas de vídeo, y en una época donde a los jugadores les gusta grabar sus partidas, es todo un acierto.

Al menos con la banda sonora han cumplido con creces, porque si bien es cierto que las canciones originales han sido remezcladas y convertidas a estilos de música diferentes, el juego también incluye versiones orquestales de los temas del juegos original, y de hecho estos son los que suenan en las escenas de la historia principal en total homenaje a las piezas compuestas por Nobuo Uematsu, sacando a relucir los mejor de esos acordes gracias a una capacidad sonora que ya no está limitada por chips de sonido como antaño. Mención también para el apartado de las voces, que aunque lastimosamente nos han dejado sin un reparto castellano, el inglés y japonés es bastante correcto.

Pero aquí se presenta el mayor problema del juego, y es que teniendo una traducción de textos a español, estos no coinciden con los diálogos. Innumerables han sido las veces en las que he traducido frases en inglés, para encontrarme que en el subtítulo no solo dicen algo distinto, sino que además en otro contexto, y eso no por hablar de modismos que no encajan de ninguna forma, y la total incapacidad de adaptar formas de hablar tradicionales de la saga. Encontrarse con un “moguri” cuyos subtítulos solo incluyen su tradicional chascarrillo en 1 de cada 10 frases demuestra que quien estuviera a cargo de traducir los textos no se ha tomado la mínima molestia de preguntar que significaba “kupo”, sino que encima hacer un horrible uso de frases como “hola caracola” deja a entender que, o bien el encargado del texto quería aprovechar la ocasión para marcarse otra infame traducción a la altura del original con su famoso “allé voy”, o realmente no tiene el mas mínimo sentido de como introducir diálogos en una narrativa sin que pareciera un teatro de colegio de primaria.

Al menos el apartado visual es bonito… y me quedo corto. Mirad, si a estas alturas necesitabais una buena excusa para haceros con una pantalla que tenga HDR, este juego es el motivo perfecto, la variedad de tonalidades y el diseño artístico del que hace gala es un espectáculo visual que hará caer mandíbulas, siendo el principal reclamo para los fans veteranos del original, con un rediseño exquisito de personajes y enemigos que conservan y amplifican el carisma de los originales, y si bien el mapeado se ha extendido para introducir misiones secundarias y alargar el juego, todos los edificios reconocibles del original han vuelto a lo grande, hasta incluso elementos secundarios de fondo que ahora se ven de infarto. Excepto cuando no tienen una textura que justifique su resolución, cosa que nos encontraremos en repetidas ocasiones con puertas, flores y otros elementos pequeños, cuyo error visual nos hará replantearnos si hace falta un parche para corregirlo, o si nuestra consola todavía no lo ha terminado de cargar.

Final Fantasy VII REMAKE cumple como juego, pero como remake no consigue estar a la altura del original por culpa de unas decisiones que pueden provocar rechazo. Si jugaste al original, tómalo como un juego distinto, porque si esperas otra cosa acabarás decepcionado.

En Randomgamer creemos que un título como Final Fantasy VII, por todo lo que implica y todo lo que fue el original, realizaremos una segunda reseña en las próximas semanas, además en los próximos días comenzaremos a hacer streaming del mimso desde cero y podreis disfrutar de este proceso en…

Final Fantasy VII REMAKE

Nota Final – 7.5

7.5/10

La gente quería un Final Fantasy, no un Kingdom Hearts

A pesar de la satisfactoria puesta al día de partes que ya en su momento fueron emblemáticas, las libertades que se han tomado para alterar aspectos reconocidos e inundarlo todo de fanservice empañan mucho un trabajo que podría haber sido mejor valorado si tan solo no se hubieran salido del camino.

Puntuación de Usuarios: 5 ( 1 votos)

Be the first to comment

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.