Análisis – One Piece Pirate Warriors 4

A estas alturas de la vida, con la infancia ya lejana, pocas son las citas semanales de obligado cumplimiento cuando hablamos de ocio y entretenimiento, pero por ahora, y parece que aun con cuerda para rato, queda el capítulo semanal del manga de One Piece, que lleva más de veinte años llegando semanalmente a la Shonen Jump y cuyo capítulo número 1000 está a la vuelta de la esquina.

One Piece, de Eiichiro Oda es quizás la serie más exitosa de la historia, por encima de Dragon Ball, cuya fama en nuestro pais está claro que sobrepasa a la aventura de los piratas del sombrero de paja, pero que mantiene un gran grupo de fans que disfrutan de todas y cada una de las aventuras que llegan al mundo del videojuego, aunque lamentablemente no suelen ser siempre demasiado destacadas.

Si volvemos un poco atrás en el pasado, hace justo un año se puso a la venta One Piece: World Seeker, una aventura con tintes muy leves de Action RPG que mostraban todo lo que no debería ser en un aprovechamiento de licencia, dandonos un producto barato y que aunque mantenía a los personajes e incluso añadía bastantes cameos, su arco argumental se asemejaba más al de una película de One Piece que al verdadero espíritu de la serie, y tras pasármelo en un “por cojones” añoré bastante a One Piece Pirate Warriors 3, porque este se acercaba muchísimo más a la imagen de los personajes pese a ser un machacabotones  como cualquier otro musou.

Pero, tras cinco años sin tener una nueva entrega de One Piece: Pirate Warriors y dando por hecho de que esta sub-saga había concluido con esa  maravillosa tercera entrega, Bandai Namco vuelve a contar con Omega Force para que hagan lo que mejor saben hacer, un musou repleto de cientos de enemigos a batir.

El primer problema que uno se puede encontrar con One Piece: Pirate Warriors 4, es que las diferencias jugables con la tercera entrega nos pillán lejanas, y más teniendo en cuenta los numerosos musou que han aparecido desde entonces que pueden emborronar nuestros recuerdos, pero si, ha cambiado y nos da muchas nuevas formas de mejorar nuestro combate a base de combos, ataques especiales y potenciadores, de los cuales tendremos cuatro opciones que podremos ir personalizando entre la variedad que tenga cada uno de nuestros personajes.

Y la verdad es que el resultado es plenamente satisfactorio como musou, sobre todo teniendo en cuenta de que cada personaje puede tener un estilo de lucha diferente, e incluso tendremos la posibilidad de manejar algunos personajes gigantes que nos hará sentir dioses en el campo de batalla.

El gran problema que encontrará el gran fan de One Piece es que ante el gran desarrollo y la cantidad de posibilidades disponibles en el modo historia, se han limitado los arcos de las sagas que componen la campaña del juego, dejando fuera algunas bastante interesantes como la saga de Enel o casi todos los arcos iniciales.  Además se sale poco de lo visto en las aventuras clásicas y no encontraremos misiones que vayan más allá de proteger, destruir en el tiempo y evitar que ciertos enemigos escapen, por lo que para muchos usuarios el desarrollo de la campaña puede pecar de repetitivo, pese a que estamos hablando de que su duración estimada está en torno a las 15 horas de juego.

Empezaremos con la saga de Alabasta, de ahí saltaremos a Water 7, Enies Lobby y Marineford, y ya una vez pasado el time skip, entraremos en Dressrosa, Whole Cake y Wano, aunque hay que tener en cuenta que esta ultima saga se encuentra a medio recorrido en estos momentos y todo lo que se pueda vivir en el juego tendrá poco que ver con el argumento final que veremos en los próximos meses.

Tendremos muchas lines de dialogo, y breves resumenes entre saga y saga, dejando claro que las sagas intermedias e inexistentes de modo jugable tambien existen, aunque representadas por imágenes tomadas de otras entregas del juego.  Sin duda nos deja un juego que por consolarnos, no destruye a su tercera entrega y hace que ambas pervivan de forma complementaria, al menos mucho más y mejor que lo que pasaba con la tercera entrega y las dos anteriores.

Además de la campaña principal, tendremos disponible el modo libre, donde podremos jugar con otros personajes que iremos desbloqueando sobre la marcha y el Diario de tesoros, que consta de misiones que podremos superar con los diferentes personajes del juego y obtener mejoras para subir de niveles a nuestros personajes más allá de los que conseguimos en misión tras misión.

En el plano técnico presuponemos que la versión de Switch ha provocado que el apartado general sea más limitado de lo que pudiera ser, como ya pasó en su día con la tercera entrega y su versión para Ps Vita.  Pero aunque tengamos cientos de personajes en pantalla y no veamos problemas de rendimiento, es cierto que como buen musou (o como malo), el nivel de interacción con el escenario es limitado, aunque esta vez podamos destruir ciertas partes de ellos.

El doblaje en japoneés es necesario y como tal, está presente con sus seiyuus originales, y la banda sonora aunque no es que destaque en demasia, cumple su función sin más.  Nosotros seguiremos disfrutándo de nuestros subtítulos al castellano en los cuales, salvo algún detalle, se respeta fielmente los nombres de los ataques y los personajes.

El resultado como juego es bueno y mucho mejor que otros intentos de llevar la licencia al mundo del videojuego, pero quizás si lo comparamos más a la tercera entrega, el salto necesario tras el tiempo que hace de la última entrega no se ha visto reflejado en una mejor entrega, sino en un título que sorprende menos de lo que se cabría esperar e incluso un poco decepcionante sin que ello implique que el juego sea nada malo.

A estas alturas de la vida, con la infancia ya lejana, pocas son las citas semanales de obligado cumplimiento cuando hablamos de ocio y entretenimiento, pero por ahora, y parece que aun con cuerda para rato, queda el capítulo semanal del manga de One Piece, que lleva más de veinte…

One Piece Pirate Warriors 4

Nota Final – 8.1

8.1/10

¿Más pero no mejor?

Le falta más arcos argumentales, más personajes aunque tengamos docenas de ellos y más contenido para haber dicho que esta entrega era mejor que la tercera, pero el resultado no es del todo malo y sinceramente, es una grandisima opción para los amantes del manga/anime.

Puntuación de Usuarios: ¡Se el primero en votar!
Gref
About the author

Gref

Los videojuegos son el noveno, décimo o undécimo, arte. Son capaces de transmitir sentimientos, y la mayoría de ellos, el sentimiento de culpa... por tenerte tantas horas enganchado.

Be the first to comment

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.