Análisis – Trials of Mana (Remake)

Trailer del juego.

Vivimos tiempos curiosos donde, por expresarlo de una forma algo romántica, el pasado vuelve a nosotros de formas diversas, a veces más acertadas y otras veces algo menos. Los más “viejunos” de por aquí, recordarán un gran hit de la SNES llamado “Secret of Mana” que ofrecía unos valores de producción notables. En las revistas de la época, un tiempo más tarde, pudimos ver fotos de una secuela que había salido en Japón, pero quedamos decepcionados al ver que nos quedábamos sin ella.

Entre las novedades aportadas en dicha secuela, estaba un sistema de “paso del tiempo” donde podíamos ver que en el juego se iba haciendo de noche y de día según avanzábamos en los niveles. Dicha mecánica no estaba presente en la anterior entrega y resultaba muy novedosa en aquellos tiempos, si bien es cierto que también podíamos verla en otros títulos como “Breath of Fire”. Para muchos, esa secuela llamada “Seiken Densetsu 3” a la que conocíamos por aquí como “Secret of Mana 2” era una espinita pendiente que no pudimos jugar. Más tarde, un grupo de “geeks” formados por LNF Translations, SoM2Freak y Neill Corlett, realizaron un parche para la “ROM” del juego que traducía íntegramente los textos del japonés original al inglés. Recientemente, Square Enix nos ha otorgado por fin (previo pago) la capacidad de jugar oficialmente a este título en occidente, esta vez denominado definitivamente “Trials of Mana”, dado que cada título que hemos visto de la saga estructura los nombres de esta forma, viéndose ejemplos como “Sword Of Mana”, “Secret of Mana”, “Legend of Mana”…

El texto traducido de forma no oficial en el original de Super Nintendo. Hasta hace poco, la única forma de disfrutar el título en un idioma que no fuera el japonés era parchear la ROM del juego.
El texto traducido oficialmente en el remake, con su camarografía y diálogos doblados.

Pero esta vez, podremos disfrutar de dicho título por partida doble. Por un lado, tendremos el original de Super Nintendo en Switch bajo el recopilatorio llamado “Collection of Mana”, traducido a varios idiomas. Por otro tendremos el remake que pasamos a analizar en estas líneas. Para comprender mejor los valores de este nuevo producto, vamos a comparar (hasta cierto punto) ambos títulos.

Vamos a entrar primero en el apartado gráfico. El original era un producto J-ARPG 2D con ciertas técnicas como ese cambio de paletas que generaba la sensación de cambio de horas del día. En esta ocasión nos encontramos con un J-ARPG 3D con la cámara situada en tercera persona, tras el personaje, y una estética que, si bien no es realista, si es bonita y resultona para cubrir bien las necesidades. El diseño artístico es fiel al del original, pero adaptándolo sabiamente a las necesidades de hoy en día. El ciclo día/noche se mantiene, sin grandes ostentaciones, pero igual de efectista. Aun así, gráficamente es precioso y muy agradable a la vista, lo que le va como un guante a la estética de la saga.

Los bellos paisajes del original de Super Nintendo, todo hecho a base de sprites y tiles.
El mismo escenario, en todo su esplendor poligonal de esta nueva versión.

Las animaciones no son perfectas, pero cumplen su cometido a nivel narrativo y desde luego están mucho mejor conseguidas que lo que vimos en el remake previo del propio “Secret of Mana”, que destacó por su irregular factura. Algunos defectillos saltan a la vista, como los “trucos de vieja escuela” usados para los arbustos, pero en general la estética es bastante correcta.

Todo lo que veíamos en el original, vendrá ahora en tres dimensiones, respetando el diseño original y añadiendo más detalle allá donde no lo hubiera. Por poner un ejemplo, los personajes y sus clases (de las que hablaremos a posteriori) contarán ahora con distintos atuendos a diferencia de un simple cambio de color, que es lo que había en el original. Los jefes a los que nos enfrentaremos son simplemente espectaculares, y eso que ya lo eran en la versión original.

Riesz clavando su lanza en la cabeza de uno de los impresionantes enemigos a los que nos enfrentábamos en la versión original.
¿Estaremos a la altura en el remake? Desde luego el avance gráfico es más que notable.

El apartado sonoro pues también está a la altura. Las bellas partituras de Hiroki Kikuta vuelven en este remake con una recreación tan fiel como bien elaborada que hará las delicias de los fans del original. Además, se han incluido voces en japonés e inglés y subtítulos en castellano para la ocasión. Por desgracia en la versión en castellano se han cambiado los nombres de ciudades y personajes por alguna razón desconocida, por lo que Riesz pasa a llamarse Lis o Hawkeye, que ahora se llama Falco. Los sonidos, por otra parte, son recreaciones mejoradas de los originales en muchos casos, aportando un bello factor nostálgico a la ecuación, pero manteniendo la calidad. Contamos con la opción de usar las músicas originales, pero con unas recreaciones tan fieles y conseguidas, ni siquiera me he visto en la necesidad de hacerlo.

El argumento era un punto fuerte en el original y se ha mantenido fielmente en el remake. La historia nos narra la debilidad del Árbol de Mana y de cómo unas hadas salen de la tierra sagrada donde crece para pedir ayuda. En esta historia podremos elegir entre 6 personajes a un protagonista, y a otros dos acompañantes. Cada uno de los seis personajes tiene su propia historia, aunque relacionadas en parejas. Por explicar un poco, y sin entrar en nada más allá de los primeros compases, el reino donde vive Riesz (Lis) es atacada por el reino al que pertenece Hawkeye (Falco) que a su vez observa con gran preocupación como su rey está siendo controlado por una mujer malvada. Algo parecido ocurre con el resto de personajes, que si bien todos son héroes del bien, tres de ellos (Falco, Kevin y Ángela) pertenecen a reinos corrompidos por alguna entidad maligna, y los otros tres (Lis, Charlotte y Durán) pertenecen a reinos atacados por esos otros reinos corruptos.

Desde este menú podremos cambiar el arma, armadura, casco, accesorio y habilidades.

De esta forma, Falco y Lis tienen una historia y enemigo en común, Ángela y Durán otra y Kevin comparte la tercera junto con Charlotte. Estas tres historias son bastante similares, aunque tienen enemigos distintos en cada una e incluso se visitan zonas diferentes en ciertos compases de la historia. No es necesario coger a los dos integrantes de una pareja, aunque sí que aportará diálogos únicos al compartir ambos un enemigo común. Los personajes no seleccionados, en determinados momentos, harán apariciones en nuestro camino, aunque serán escuetas dado que esa no será su historia. Las posibilidades son muchas. Tiene que ser curioso, por poner un ejemplo, coger un personaje de cada una de las tres historias y ver que ocurre entre ellos (aunque este no es el caso de la partida que yo he jugado).

Todo esto que he contado se aplica tal cuál al juego original, y en el remake se ha mejorado sustancialmente. Ahora, libres de las barreras que suponían las máquinas de 16 bits de la época, habrá nuevos diálogos que darán naturalidad a las situaciones y que nos harán comprender y empatizar mejor con los personajes y los enemigos que cada historia nos puede aportar. Esta diversidad de historia nos sumará muchos puntos al factor rejugable del título.

Es hora de cambiar de clase si cumplimos los requisitos. Las posibilidades son amplias.

Sobre la jugabilidad sí que hay más que matizar. Pese a que el título original era notable, en este factor no destacaba tanto como hubiera sido deseable. Teníamos un ataque que repetir constantemente y una barra de técnica de clase que se iba llenando según atacábamos y que nos permitía hacer un ataque más poderoso. Por otra parte, cada personaje tenía ciertas habilidades propias que, además, eran distintas y podían serlo aún más.

Veréis, a los niveles 18 y 38 se nos daba la oportunidad de cambiar de clase y las combinaciones eran muy diversas. En el primer cambio de clase podíamos elegir entre luz y oscuridad y de nuevo lo hacíamos en el segundo. Claro, si uno escogía primero luz y luego oscuridad obtenía una clase, pero si escogías oscuridad y después luz, obtenías otra. Un tanto de lo mismo ocurría entre los que escogían dos veces luz o dos veces oscuridad. Teniendo en cuenta que encima controlábamos a tres personajes, pues había mucho en lo que elegir y muchas opciones para las siguientes partidas. La forma de controlarse a un personaje varía mucho entre unas clases u otras. Charlotte, por poner un ejemplo, puede pasar de ser una sanadora de la luz a convertirse en una nigromante que invoca criaturas a su servicio.

El selector de personajes, nuestra primera decisión en el juego. Al menos ahora tendremos descripciones para ayudarnos a elegir. Lis y Falco (que comparten historia) se verán acompañados por Charlotte, para que pueda curarlos en combate en mi partida.

Todo esto, y mejorado, vuelve al remake. Para empezar, ahora tendremos un ataque rápido, otro fuerte, las habilidades que podremos realizar al llenar la barra TC (técnicas de Clase) y encima un botón de esquiva y otro de salto. De esa forma tendremos muchísima más capacidad de acción durante los combates y esto los hará infinitamente más entretenidos que en el original. Además, cada personaje tendrá combos distintos y también sus consabidas habilidades distintas que, también, irán evolucionando de formas distintas según elijamos una clase u otra en los dos momentos en que podremos cambiarlas. En este remake, se ha incluido un contenido endgame con una cuarta clase, para que podamos dar más juego a nuestros personajes una vez acabada la aventura principal.

En ambas versiones podremos hacer uso de objetos, aunque estaremos limitados a cuantos podremos usar durante un combate a 9 es decir, podremos tener 99 caramelos (que nos curan vida) pero solo dispondremos de 9 en combate para no facilitar demasiado las cosas. Como ya ocurriera en el original y dado que cada clase y cada personaje tiene unas especialidades distintas, tendremos muchísimo rango en el que probar. Durán, por poner un ejemplo, es un gran guerrero, pero en algunas de sus clases podrá hacer aún más daño o tener hechizos de curación, aunque sea algo más débil y menos eficiente como sanador que Charlotte. De cómo combinar a los tres personajes y sus clases dependerá lo fácil o complicado que se nos haga avanzar.

Saber donde invertir los puntos tras cada subida de nivel será crucial.

En el juego original, al subir de nivel podíamos asignar un punto a una de las estadísticas de los personajes (las típicas “fuerza, destreza…”). El problema lo teníamos en que, pasado cierto nivel, ya dejábamos de subir nada y dejaba de ser rentable conseguir experiencia. En el remake esa subida es automática, pero obtendremos “puntos de entrenamiento”, que podremos gastar en unas u otras habilidades al margen del nivel que tengamos. Estas habilidades difieren de un personaje a otro y algunas nos serán otorgadas con el cambio de clase. Habrá habilidades individuales y de grupo. Otras habilidades las obtendremos hablando con personajes del juego o en ciertas situaciones. El juego original tenía ciertos bugs y problemas en este sistema que han sido debidamente solventados en esta nueva entrega, haciendo la experiencia mucho más satisfactoria.

Para explicarnos mejor, antes el cambio de clase asignaba unas estadísticas concretas a cada clase. Ahora, sin embargo, las clases añaden bonificadores a las estadísticas del personaje base, de forma que, tengamos el nivel que tengamos, esos bonificadores simplemente se sumarán. Además, en el remake contaremos con la opción de “revertir” los cambios de clase y escoger otra distinta sin perder puntos ni ventajas. Hay que resaltar, no obstante, que para ello hará falta un item que no es fácil de conseguir y que las distintas clases superiores (las del segundo cambio) requieren armas y armaduras distintas por lo que, si hemos obtenido las últimas armadoras y armas de una clase, no nos servirán para otra. Aun así, ahora está todo mucho mejor explicado y nos será más fácil ir escogiendo a nuestro gusto al trío de personajes, buscando la mayor sinergia posible entre sus habilidades.

Con las correspondientes semillas podremos obtener objetos en este tipo de maceteros que encontraremos normalmente en las posadas. ¿Qué nos habrá tocado?

Entre las cositas que desaparecen, que son ciertamente muy escasas, está una ruleta que aparecía al abrir ciertos cofres y que, según el nivel de suerte del personaje que lo abriera, nos podría hacer caer en una trampa al abrirlo. Otra pérdida, quizás la más notable, es no poder jugar con un segundo jugador, dado que este remake ubica la cámara tras el personaje que controlamos y eso sería engorroso para el segundo jugador. No obstante, lo que sí que vuelven son las semillas mágias y los maceteros donde plantarlas y obtener ítems. Esta mecánica, en los últimos compases del título, será de especial importancia para conseguir los ítems necesarios para el segundo cambio de clase y las mejores armas y armaduras.

Cada vez que encontremos a Cactolillo, añadiremos una ficha más al tablero y, cada cinco, obtendremos un premio.

El mapa mundial, pasa de estar generado con el conocido “Modo 7” de la SNES a ser un escenario más de este gran mundo que visitaremos. También cambia algo el mapeado de las fases, aunque siempre para mejor y aprovechando que ahora son mapas grandes, en lugar de pequeñas pantallas como ocurriera en el original. Además ahora tendremos un personaje nuevo llamado “Cactolillo” que deberemos ir buscando por el mapa y que, si lo encontramos las suficientes veces, nos dará ventajas más que apetecibles, sobre todo en los últimos compases del juego. A diferencia del original, ahora si contaremos con un mapa y en él podremos ver cuantos tesoros nos quedan por encontrar, aunque no donde se encuentran.

Nuestro más que útil mapa, donde veremos los cofres abiertos y donde hemos encontrado a Cactolillo.

Otro gran cambio, que también se agradece bastante, es contar con la posibilidad de jugar los prólogos de los coprotagonistas. Cada personaje cuenta con un prólogo y antaño solo veíamos el de aquel o aquella que protagonizara la historia. Ahora, no solo veremos el del protagonista, sino que, cuando se unan los otros dos, también podremos ver sus respectivas historias, aunque sin poder guardar en ese intervalo y sin conservar los objetos encontrados durante esos prólogos secundarios. De todas formas no son largos y si ya te los conoces, puedes saltarlos sin problemas.

Por las limitaciones de la época, este solo mapa equivalía a varias pantallas del original. Ahora son más verticales, dinámicos y bellos.

En conclusión: Nos hallamos ante un producto que es más un remake que una reimaginación, como le sucediera al “Resident Evil 1 Remake” con respecto a lo que se ha hecho con el remake del 2 o del 3. Aun así, pese su fidelidad, se han mejorado muchísimo los combates y refinado las mecánicas que eran más toscas en el original, sin sacrificar nada de la historia o los personajes, e incluso aportándoles carisma con los nuevos diálogos. Sin duda uno de los mejores remakes que hemos tenido entre manos, que sin duda hará las delicias tanto de quienes lo disfrutaron en su momento, como de aquellos que lo prueban por primera vez. De si este es el tipo de enfoque preferible para un remake o si es mejor uno que aporte más novedades y difiera del original, es algo que os dejo a vosotros, queridos lectores.

Los “bailongos” comerciantes, clásicos de la saga.
¿Será esta un arma definitiva contra el enemigo o… quizás, tendrá otro uso un tanto más atípico?
https://youtu.be/DLjUkBlmKNs Trailer del juego. Vivimos tiempos curiosos donde, por expresarlo de una forma algo romántica, el pasado vuelve a nosotros de formas diversas, a veces más acertadas y otras veces algo menos. Los más “viejunos” de por aquí, recordarán un gran hit de la SNES llamado “Secret of Mana” que…

Trials of Mana (Remake)

Nota Final – 9

9/10

Gran Remake

Un grandísimo remake, quizás el mejor del año, que coge todo lo que había bueno en el original y lo lleva a un precioso mundo 3D, mejorando su jugabilidad o su banda sonora, mientras es totalmente fiel a sus orígenes. No diré que sea el mejor juego del año, ciertamente, pero sí que pocas veces he visto un remake tan bueno y que me haya producido tal satisfacción. La nota otorgada lo califica como remake, sin querer entrar a comparar con otros títulos de distinta naturaleza.

Puntuación de Usuarios: 3.8 ( 1 votos)
Seth Garamonde
Sigueme en
Últimas entradas de Seth Garamonde (ver todo)
About the author

Seth Garamonde

Entusiasta de los videojuegos y estudiante de su “backstage” desde hace ya muchísimos años. Comenzó sus andaduras con un ZX Spectrum 48k y pasó por una GameBoy, SNES, todas las Playstation e incluso GameCube o Xbox 360.

Be the first to comment

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.