Reseña – The Coma: Recut

Trailer de lanzamiento.

Mucho ha llovido desde los tiempos del “Clock Tower” que vimos en Super Nintendo, añorado y celebrado por un servidor de ustedes, No han sido pocos los juegos del género “stalker survivar horror”, como pudiéramos denominarlo. Con variantes hacia la acción o a la gestión de recursos, el historial de títulos herederos de esta obra crece con cada año que pasa y, con motivo de la salida del futurible “The Coma 2: Vicious Sisters”, hemos decidido echar la vista atrás hacia su primer título.

En “The Coma: Recut”, que es una versión mejorada de “The Coma: Cutting Class” que vio la luz el 19 de octubre de 2015, apareció un 22 de septiembre de 2017 con unas cuantas mejoras con respecto al original. Se realizaron mejoras en ciertos gráficos, replanteó la mochila, reajustó el mapa y ciertas mecánicas y cosas por el estilo. Procedamos pues a tratar esta versión mejorada.

Pantalla Inicial del juego.

¿Qué es “The Coma”?

Es un “stalker survivar horror”, también llamados “hide & seek survivar horror” donde no contamos con capacidad ofensiva para enfrentarnos a los antagonistas, sino que tenemos que “ser los ratones que se esconden del gato” durante toda la partida mientras buscamos suministros o pistas para avanzar en el correspondiente argumento.

En este caso, encarnamos a Youngho, un chaval coreano de 17 años que ve su “tranquila” (más bien estresada) vida de estudiante en época de exámenes transformada en otro tipo de pesadilla, más visceral y donde se juega la vida. Tras (aparentemente) quedarse dormido en clase, nuestro protagonista se ve arrastrado a otro mundo. En los primeros compases se nos dejará claro que no es una pesadilla al uso y que nos jugamos la vida en esto.

La Asesina que nos rompe (y acuchilla) el corazón.

Mientras intenta encontrar una salida de este perturbador mundo, una copia taimada del suyo, se encontrará a su profesora, aquella de la que anda enamorado, que decidirá perseguirlo, cuchillo en mano, por todo el centro escolar mientras grita de pura rabia e intenta “cortar por lo sano” el joven cuerpo de nuestro protagonista.

No faltarán los giros de guion e incluso misterios que no se abordarán hasta la segunda parte, dejándonos claro que esto es una historia episódica. Según lo bien que exploremos y las decisiones que tomemos, podremos obtener uno u otro final de entre los cuatro posibles.

Las notas nos harán comprender mejor el lío en el que nos hemos metido.

El apartado gráfico es correcto, pero algo tosco, notándose que los creadores son un estudio pequeño y con la suficiente cabeza de no ser excesivamente ambiciosos en sus primeros compases. Aun así, el nivel es bueno y las ilustraciones son bonitas. El juego se desarrolla en un entorno 2D aunque sin excesivas florituras como, por ejemplo, un scroll de fondo. Las animaciones tampoco son destacables, pero si cumplen bien su función.

El apartado sonoro es correcto, aunque humilde. No habrá voces en ningún idioma y la variedad de temas musicales no es amplia, aunque sí suficiente y con una gran calidad para sumergirnos en la tensión que nos plantea el título. Los enemigos “telegrafían” su posición de forma acertada, para dar opciones al jugador a reaccionar si está lo suficientemente atento.

Cuidado con esa aviesa figura, esa mano no está ensangrentada por acariciar a la gente.

A diferencia del mencionado “Clock Tower”, este juego está pensado para jugarse más cómodamente con gamepad y abandona el tradicional point and click. Deberemos aprovechar los momentos de descuido de la asesina para ir revisando el “colegio” en busca de comida para darlos buffs o restablecer nuestra energía, notas que ampliarán nuestro conocimiento del argumento o monedas que podremos gastar en máquinas expendedoras para adquirir comida. Aquí es donde entra la parte “Survival” del asunto, dado que tendremos que procurar no derrochar recursos, puesto que son limitados. Ni nuestra mochila puede albergar demasiado ni tenemos forma de conseguir más dinero del que hay preestablecido en le nivel. Además, cada vez que salgamos a buscar una máquina expendedora correremos el riesgo de sufrir más daño.

Si la asesina nos ve, tocará correr e intentar darle esquinazo teniendo en cuenta que nuestra resistencia se agota al correr y, si nos vemos agotados quedaremos a merced de nuestra perseguidora. Si la tenemos delante, podremos pulsar un botón para realizar una voltereta con intención de esquivar su ataque, pero el “timing” es bastante ajustado y gastaremos una porción de nuestra valiosa resistencia. Contaremos con sitios para escondernos o, en caso de extrema necesidad, podremos contener la respiración y tratar de escondernos “al fondo” del escenario mientras pasa la asesina. Este recurso es peligroso porque al contener nuestro aliento se gasta también la resistencia y podemos no solo ser detectados, sino serlo en estado de agotamiento, lo que más que probablemente nos lleve a la muerte.

Nuestra “apretada” mochila. Mas nos vale ser organizados.

Como ya hemos comentado, el tamaño de nuestra mochila es limitado y deberemos andarnos con cuidado con que coger o que dejar. En este sentido se hubiera agradecido una opción de coger o no un ítem, o incluso la opción de almacenarlos al estilo de los consabidos cofres del Resident Evil. Aparte de la asesina, también encontraremos tentáculos venenosos, fantasmas en el suelo que nos cortarán si somos descuidados y cadáveres colgantes que nos caerán encima. Los cortes requieren vendas para dejar de sangrar y evitar perder energía y el veneno requiere antídotos para evitar ir perdiendo vida gradualmente hasta morir.

El juego tiene otros fallos que debo reseñar. En primer lugar, tenemos el mapa. En el mapa solo veremos el plano del colegio y no se añadirán notas sobre sitios importantes o zonas cortadas. Saber dónde podemos guardar, escondernos, comprar o qué sitios del mapa están bloqueados haría al juego menos dependiente de “herramientas externas”. De hecho, en mi caso, he sacado una captura del mapa y usado un editor de imágenes para ir anotando sobre el mapa los mencionados y socorridos sitios de interés.

Nuestro no muy detallado mapa.

Por otra parte, hubiera sido de agradecer una menor presión por parte de la asesina que, en ciertas ocasiones y sobre todo en los últimos compases del juego, llega a ser muy asfixiante. Es cierto que, si estamos pendientes a sus pisadas (con sus consabidos taconazos que para nada le molestan mientras corre enloquecidamente por el centro) podemos anticiparnos a ella, pero el problema está en cuando se para o se “teletransporta” y deja de hacer ruido pero sigue ahí, esperando para dejarnos muy cortados. En ocasiones llega incluso a quedarse fuera de la zona en la que hemos conseguido darle esquinazo, quieta indefinidamente esperando a que salgamos.

Esto, que sinceramente es un acto bastante lógico, llega a estar contraindicado de cara a la jugabilidad porque a veces no sabemos si nos sale a cuenta escondernos o correr hasta perderla. También ocurre que se presenta justo en el sitio al que tenemos que ir por lo que, al no moverse de ahí, nos obliga a hacerle frente y huir. Incluso aunque consigamos darle esquinazo en esos casos, ella volverá al mismo sitio al que queríamos ir para esperarnos y poco habremos conseguido. Persistiendo acabaremos por conseguirlo, pero digamos que han hecho la IA de nuestra antagonista algo más inteligente de lo recomendable a nivel jugable.

Más os vale aguantar bien la respiración.

Por fortuna, ninguno de estos defectos estropea el que, por otra parte, es un magnífico juego de terror que hará las delicias de los amantes del género sin duda. Ahora que se acerca la segunda parte, y dado que es una continuación directa del argumento de este título, es más que recomendable completarlo antes de jugar a la segunda parte.

Nos encontraremos con esta misteriosa chica varias veces. ¿Cuáles serán sus intenciones?
Sigueme en

Seth Garamonde

Redactor at Zeta Ochenta
Entusiasta de los videojuegos y estudiante de su “backstage” desde hace ya muchísimos años. Comenzó sus andaduras con un ZX Spectrum 48k y pasó por una GameBoy, SNES, todas las Playstation e incluso GameCube o Xbox 360.
Seth Garamonde
Sigueme en

Latest posts by Seth Garamonde (see all)

About the author

Seth Garamonde

Entusiasta de los videojuegos y estudiante de su “backstage” desde hace ya muchísimos años. Comenzó sus andaduras con un ZX Spectrum 48k y pasó por una GameBoy, SNES, todas las Playstation e incluso GameCube o Xbox 360.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.